sombra derecha
sombra izquierda
sombra

TRANVÍAS VE NECESARIO ABORDAR UN PLAN GLOBAL Y QUE CUATRO CAMINOS SEA EL NUDO CENTRAL

Avisos

TRANVÍAS VE NECESARIO ABORDAR UN PLAN GLOBAL Y QUE CUATRO CAMINOS SEA EL NUDO CENTRAL

17 noviembre, 2016

LA COMPAÑÍA DE TRANVÍAS COINCIDE CON LOS OPERADORES INTERURBANOS EN LA NECESIDAD DE ABORDAR UN PLAN GLOBAL PARA EL TRANSPORTE METROPOLITANO Y EN QUE CUATRO CAMINOS SEA UN NUDO CENTRAL DE CONEXIÓN

• La empresa celebra que el estudio presentado ayer corrobore tesis ya formuladas por la compañía en las alegaciones presentadas al Plan de Accesibilidad del Transporte Metropolitano de la Xunta de Galicia

La Compañía de Tranvías quiere manifestar, a través de la presente noticia, diversas consideraciones en relación con el estudio presentado ayer por compañías operadoras de transporte público. En primer lugar, destacar que el estudio corrobora las tesis planteadas y las aproximaciones que la Compañía de Tranvías ya adelantó y que utilizó en sus alegaciones al plan de accesibilidad presentado por la Xunta de Galicia. En Concreto hacemos hincapié en los siguientes puntos:

• La mayoría de los usuarios no van al centro. El estudio concluye que es el destino final de entre un 20 y un 30% de usuarios, lo cual coincide con el porcentaje manejado por Tranvías, que en vez de asentarse en datos estadísticos, se asienta en los datos reales de los usuarios de tarjeta. Esto implica que la mayoría de los usuarios no se verán beneficiados por el acceso a Entrejardines, sino una mínima parte.

• La zona centro del estudio incluye Cuatro Caminos y A Palloza, lo cual coincide con la propuesta que ha planteado siempre la Compañía de Tranvías como punto de penetración adecuado. El interurbano penetraría en un punto céntrico, que además reúne a la mayoría de las líneas (1, 1A, 2, 2A, 4, 5, 12, 14, 17, 20, 21, 22,23, 23A, 24, UDC), que pasan las paradas del entorno y que conectan con la totalidad de los barrios coruñeses. Ni Entrejardines ni Plaza de Ourense están tan bien conectados con las líneas urbanas como lo está el nudo de Cuatro Caminos-A Palloza. Además, Cuatro Caminos se comunica con los grandes accesos de la ciudad y evitaría enterrar a los autobuses metropolitanos en los puntos de tráfico más conflictivos.

• Por tanto, entendemos que no tiene sentido que, si Cuatro Caminos reúne todos los requisitos de ser un punto céntrico, más accesible, con mejor conexión y coordinación con el resto de puntos de la ciudad y que beneficiaría a la mayoría de usuarios, se mantenga la conclusión de que Plaza de Ourense pueda suponer mayor beneficio. Hay que tener en cuenta que el aumento de itinerarios sobre un punto de tráfico conflictivo empeorarían las frecuencias y el cumplimiento del servicio interurbano, lo que perjudicaría a la mayoría de los 7.900 viajeros diarios de las líneas que pretenden penetrar. Pero es que además, la incidencia de tráfico que supone duplicar el número de autobuses influye negativamente también sobre los 80.000 usuarios diarios del transporte urbano y sobre otro número mayor de usuarios del transporte privado.

• La compañía comparte la idea de que, tal y como están los accesos de la ciudad y los problemas de tráfico que sufre la plaza de Ourense, es imprescindible la implantación de medidas adicionales como el Carril Bus VAO. Esta petición reconoce que, actualmente, la zona no está acondicionada suficientemente como para permitir la entrada del transporte interurbano y que pueda mantener el cumplimiento de su servicio y las frecuencias establecidas. Sería peligroso implantar la penetración a través de Plaza de Ourense sin haber atendido a esta demanda previamente, ya que el perjuicio que supone puede afectar negativamente en la actual utilización del servicio.

• El estudio afirma que la mayoría de las personas que no utilizan el autobús alegan como motivo que no les acerca a su punto exacto de destino. No obstante, también muestran que existen otros motivos igual de importantes por los que la mayoría de la gente no utiliza el transporte metropolitano, que son la frecuencia de paso y el tiempo de desplazamiento. Estas dos barreras al cambio modal seguirán existiendo si únicamente se aplica el plan de Accesibilidad de la Xunta de Galicia. Es más, la aplicación del plan supone un empeoramiento de las frecuencias, de la velocidad comercial y de los tiempos de desplazamiento, ya que no recogen el impacto que la penetración tiene sobre estos factores. El plan de accesibilidad por sí solo ayudaría a solucionar una de las barreras del cambio modal al transporte público, y solamente a un grupo minoritario de usuarios. Es por ello que no existirá una reducción efectiva del uso del transporte privado sin plantear medidas adicionales que ayuden a restringir su uso y/o encaminadas a mejorar la velocidad y la frecuencia del transporte público. En consecuencia, será muy difícil cumplir con las expectativas de reducción del uso del coche que se han presentado.

En conclusión, creemos que los datos del estudio publicado por los operadores de transporte interurbano corroboran nuestras conclusiones de que el mejor punto de interconexión sería Cuatro Caminos, y reiteramos que el plan de la Dirección Xeral de Mobilidade de la Xunta de Galicia adolece de serias carencias y errores que pueden tergiversar las conclusiones finales, tal y como se alegó en su momento.

La Compañía de Tranvías insiste en que la mejor solución se ha de estudiar a nivel técnico y de manera integral, teniendo en cuenta a todos los actores implicados para abordar la problemática en su conjunto, buscando la opción que beneficie al conjunto de ciudadanos del área metropolitana. La solución propuesta debe tener en cuenta el futuro a medio y largo plazo de A Coruña, con la implantación de la estación intermodal y los accesos y necesidades que de ella se deriven. Debe diseñarse también en consonancia con el nuevo Plan de Transporte Público de Galicia, que supondrá la remodelación de las líneas metropolitanas y que la Xunta de Galicia ha anunciado que publicará a mediados de 2017. Entendemos por tanto que es necesario evitar actuaciones a corto plazo que puedan trastocar los planes que la ciudad y su área metropolitana necesitan a medio y largo plazo y, tal como se ha anunciado, se tratarán en los próximos meses.